DUI

Deducir la División de Licencias de Conducir

Hay pocas personas en el estado de Utah que no estén familiarizadas con la División de Licencias de Conducir de Utah. Encargado de administrar uno de los aspectos más fundamentales de la vida cotidiana en el mundo moderno, la operación de vehículos automotores, la DLD sigue siendo una agencia esencial y poderosa en el estado. Tal vez más a menudo de lo que cabría esperar, esta agencia entra en contacto directo con todos los conductores de Utah: el derecho -o el privilegio de, como afirma con frecuencia la agencia- de la propensión a operar un vehículo en todo el estado.

De hecho, una de las medidas más llamativas que la DLD emplea para monitorear este “privilegio” de conducir en Utah es el manejo de casos de conducir bajo la influencia, ya sea alcohol o de otro tipo. Para ser franco, la DLD tiene autoridad casi absoluta para privar a cualquier individuo de la autoridad legal para operar un vehículo de motor, y aquellos individuos acusados, e incluso simplemente sospechados, de operar un vehículo bajo la influencia del alcohol, están en riesgo de perder acceso a su licencia y su privilegio de conducir. Entonces, ¿qué se puede esperar de la DLD, si uno está tan cargado?

1) Suspensión de licencia inminente

Como regla general, la División de Licencias de Conducir de Utah promulgará una suspensión inminente de una licencia de conducir; es decir, ellos – en concierto con las agencias de aplicación de la ley – impartirán un permiso de licencia temporal de 30 días, que acomoda las limitaciones legales para determinar la legalidad de una detención por DUI por parte de oficiales de policía. Tras el marcador de 30 días, se suspenderá una licencia de conducir por un período de tiempo (determinado por el delito, la tasa de ofensa, la voluntad de someterse a pruebas, etc.), después de lo cual el conductor acusado no podrá operar legalmente un motor vehículo, en Utah o de otra manera. Si bien las apelaciones contra esta suspensión son posibles, existen numerosos obstáculos con los que cualquier acusado de DUI podría enfrentarse, y además, existen numerosos obstáculos burocráticos que pueden resultar inalcanzables, específicamente los plazos, como se verá más adelante.

2) La “Audiencia Administrativa”

En Utah, las personas acusadas de DUI tienen permitido por ley lo que la burocracia llama “Audiencia Administrativa”, con la intención de determinar si la licencia de un acusado debe suspenderse o no. Esta audiencia, regularmente arbitrada por individuos que no tienen más educación en la ley que el acusado, a menudo gira en torno a dos factores. Primero, si el oficial de policía está o no presente en la audiencia (la ausencia de un oficial generalmente es una victoria de facto para el acusado, salvo el segundo factor); y segundo, si el acusado aceptó o rechazó un análisis químico de sangre, a través de un alcoholímetro certificado o de un muestreo de sangre.

En este último caso, la DLD puede suspender la licencia de conducir del acusado: la ley de Utah permite que la agencia prive a un acusado de su licencia de conducir si rechaza la prueba química, ya sea por alcoholímetro o sangre, casi por defecto (aunque cuestiones constitucionales puede en ocasiones evitar esta suspensión). Sin embargo, esta prueba no se debe confundir con los alcoholímetros operados regularmente en el campo. Aunque los alcoholímetros certificados pueden aparecer en el campo que podrían calificar, los alcoholímetros utilizados como parte de una prueba de sobriedad de campo de DUI típica son insuficientes para cumplir con los requisitos legales de una suspensión inmediata y, a menudo, son solo parte de la rutina habitual de los indicadores. Antes de que un individuo pueda ser sometido a la prueba química más completa y condenatoria, la ley le exige que se le informe sobre el factor de suspensión inmediato; esto debe tenerse en cuenta siempre que se le solicite tomar tal prueba.

Suponiendo que un acusado no rechace la prueba química y tenga la buena suerte de que un oficial no comparezca en la audiencia administrativa, sus probabilidades de mantener su “privilegio” de una licencia de conducir mejoran enormemente. En tales circunstancias, las audiencias administrativas a menudo dan como resultado una simple refutación de la suspensión temporal y la restitución de la licencia de uno, junto con un reembolso de las tasas de embargo de vehículos existentes. Por el contrario, si la audiencia no es solicitada dentro del tiempo legalmente asignado (generalmente dentro de los 10 días del incidente), generalmente se espera que la suspensión de una licencia de conducir sea aprobada, aunque las apelaciones y decisiones judiciales ocasionalmente pueden tener algún impacto decisivo. El camino.

3) El caso judicial

En Utah, el caso penal dentro de la corte puede tener más efecto en un fallo DLD de lo que uno podría pensar. En el mejor de los casos, el resultado del caso puede dar como resultado el restablecimiento de una licencia suspendida en un caso de DUI; en el peor de los casos, puede dar como resultado la suspensión de la licencia por parte de la DLD, dependiendo de la condena. Los detalles son complejos, y es importante que un abogado defensor penal revise el caso por este mismo motivo. El éxito en cualquier caso de DUI nunca puede ser garantizado, pero debido a que la suspensión de una licencia de conducir puede tener un impacto tan dramático en los medios de sustento de un acusado, no se deben ahorrar gastos.

Al final, generalmente se puede esperar la respuesta predecible de la DLD en el caso de una detención por DUI: el derecho a una licencia de conducir se suspenderá, a veces durante un período de tiempo muy prolongado. Sin embargo, con un abogado experto en defensa criminal, junto con un poco de suerte, es posible no solo retener su licencia de conducir, sino incluso recuperarla si ya ha sido suspendida, suponiendo que su abogado es lo suficientemente hábil. Dadas las posibles consecuencias de perder una licencia de conducir, siempre vale la pena el esfuerzo para defenderse y buscar los posibles medios y defensas para mantenerla.

Foto cortesía de: Becris@freedigitalphotos.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *