DiversoPolicía

Espío Con Mi Pequeño Ojo…

Algunos los llaman detectives. Otros los llaman detectives. Otros los llaman gomitas, ojos privados, beagles, patas planas o marcadores de salto. Pero como sea que se llamen, aquí en Utah, simplemente se les llama investigadores privados.

Siempre que sea necesario encontrar evidencia perdida; siempre que un testigo olvidado deba ser entrevistado; siempre que sea necesario hacer una verificación de antecedentes; Cada vez que un poco de información puede hacer mucho, todas estas ocasiones requieren un investigador privado. Estos profesionales ingeniosos a menudo resultan indispensables en casos con cargos penales, disputas domésticas o incluso seguridad personal. No es raro que un caso se abra de par en par gracias a los esfuerzos de un investigador privado, y probablemente no haya nada tan satisfactorio como atrapar a alguien con las manos en la piel. Entonces cómo lo hacen?

1) Experiencia

La experiencia, como dicen, enseña, y hay pocos mejor educados en las formas de investigación que los investigadores privados. La mayoría, si no todos, los investigadores privados han tenido capacitación con las agencias de aplicación de la ley y los departamentos de policía, y como tal han tenido acceso a todos los contactos, recursos y capacitación que la acompañan. De hecho, la ley de Utah requiere que los investigadores privados tengan al menos 2,000 horas de experiencia haciendo trabajos de investigación antes de que se les pueda otorgar una licencia. Cuando llegan al sector privado, estos observadores astutos son más que un rival para sus contrapartes en las agencias públicas.

2) Herramientas del comercio.

A pesar de la experiencia que puede tener un investigador privado, no les sirve de nada sin tener acceso a algunos equipos de alta tecnología. Desde lectores de tarjetas SIM hasta dispositivos de rastreo GPS; Desde cámaras de alta potencia hasta micrófonos, un buen investigador privado lo tiene todo. Combinadas con su conocimiento de lo que deben buscar, estas herramientas ayudan a un investigador privado a rastrear cualquier evidencia que pueda haberse omitido o incluso haberse pasado por alto deliberadamente.

3) Protección Legal

Si bien podría pensar que cualquiera puede tomar una cámara y seguir un objetivo determinado, estaría equivocado: eso es lo que los que trabajan en el negocio se refieren al acecho. Por otro lado, los investigadores privados autorizados tienen una sección especial del Código de Utah que les otorga la autoridad para hacer cosas que otras personas no podrían hacer (Capítulo 53-9 del Código de Utah). Por ejemplo, mientras que un investigador privado podría tener la autoridad para etiquetar el vehículo de alguien con un dispositivo de rastreo GPS, un civil sin licencia podría estar arriesgando algunos cargos criminales bastante graves por hacer lo mismo. Como era de esperar, a menudo mejora la efectividad de un investigador privado cuando la policía no los persigue.

Sin embargo, casi tan importante como proteger al investigador privado, el mismo Código de Utah protege a sus clientes. La confidencialidad es clave en el mundo de los investigadores privados, y los resultados de su trabajo son propiedad del cliente y del cliente solo. De hecho, si un investigador privado transmitiera la información que obtuvieron mientras trabajaban para usted, en realidad serían culpables de un delito menor de clase A.

Cuando se toman en conjunto, la experiencia, las herramientas y la protección legal que los investigadores privados disfrutan y brindan pueden ser de gran beneficio para cualquier caso, ya sea criminal, civil o de otro tipo. Y aunque no siempre son baratas, ¡las cosas buenas cuestan dinero! – Ciertamente vale la pena consultar con uno siempre que creas que sus talentos particulares pueden ser útiles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *