Asuntos Legales

Evaluación de Publicidad de Abogados

Hay una cierta uniformidad en el diseño del bufete de abogados típico: una vez fuera del área de recepción, un posible cliente a menudo se encuentra hablando con un abogado que, sentado detrás de un gran escritorio de madera pulida, está rodeado de paredes con libros y placas y certificados. Una inspección más detallada de la decoración revela varios premios de prestigio, distinciones y títulos, impresionando al cliente con la sofisticación, educación y experiencia del abogado. Tranquilizado de que han encontrado un abogado calificado, el cliente a menudo contrata a la firma, confiando en que una oficina tan estimada solo puede ofrecer resultados impresionantes, bien vale la pena cualquier gasto que se requiera. Sin embargo, lo que el cliente podría no saber es que gran parte de lo que han visto podría ser el resultado de una imagen cuidadosamente diseñada, obtenida no por una calificación genuina, sino por una promoción pagada.

Los abogados, como cualquier otro negocio o profesional, a menudo recurren a la publicidad para promover sus servicios. Aunque tal vez no sea en sí una práctica desmesurada, la mayoría de los consumidores experimentados advertirán en contra de ser engañados por el dinamismo al hacer cualquier tipo de inversión significativa. Dadas las consecuencias legales potencialmente graves que pueden surgir de la contratación de representación legal deficiente, sin mencionar los costos financieros a menudo exorbitantes, esta advertencia es aún más aplicable cuando el tema en cuestión es la elección de un abogado. Para ayudar a los clientes a evitar distraerse con una promoción que pueda ocultar una representación inexperta o ineficaz, considere los siguientes consejos:

Calificaciones del Endoso

Puede parecer obvio, pero uno de los pasos más importantes que un cliente puede dar antes de contratar a un abogado es dedicar un poco de tiempo a investigar lo que a primera vista puede parecer una recomendación digna de crédito. Ya sea una placa en una oficina o un premio en un sitio web, nunca los tome a su valor nominal. Busque la organización que ofreció la recompensa, descubra qué calificaciones debe reunir el abogado para recibirla, descubra quién decidió que el abogado cumplió con esas calificaciones y, sobre todo, descubra si hubo un intercambio de dinero para calificar. Si los resultados de esta investigación levantan banderas rojas, entonces es probable que la recomendación sea poco más que un cebo para los clientes. Considere el siguiente ejemplo, puesto a prueba:

La organización conocida como la Sociedad Estadounidense de Abogados Legales se presenta como una respetable colección de abogados respetados y calificados, al menos a primera vista. Su sitio web parece profesional, su logo es impresionante e incluso les proporcionan a sus abogados miembros placas de nogal adornadas para colgar en sus oficinas. ¿Pero cómo soportan el escrutinio?

Encuentre la Organización

En este sentido, al menos, el ASLA parece bastante satisfactorio; naturalmente, uno de los indicadores más sospechosos de un elogio dudoso sería la imposibilidad de localizar en línea a la organización de adjudicación. Como ASLA no carece en este campo, no se le dedicará más tiempo.

Calificaciones del Abogado

Aquí, una inspección minuciosa del proceso de selección para los abogados miembros comienza a generar alarma: aunque ASLA sugiere que sus abogados “revisen exhaustivamente la información de cada candidato”, no se proporcionan estándares para esta revisión. En cambio, los clientes se preguntan sobre la calidad de los sitios web que son aceptables, qué porcentajes de veredictos deben ser culpables o no culpables (o por qué), cómo se juzga la información de liquidación sin una comprensión exhaustiva del caso, y así sucesivamente. En resumen, a los lectores se les ofrecen algunos términos legales confusos, pero no información sobre el contenido del proceso de calificación. Aquí, la ASLA ciertamente falla este examen.

Calificaciones del Selector

En este punto, los clientes deberían estar alarmados: la única información provista por el sitio web de ASLA sobre quién selecciona a los miembros y si califican para ser miembros es el ambiguo grupo de “abogados de ASLA”. No se dan nombres, números de barras, ni credenciales de cualquier tipo. Los lectores se preguntan si hay un grupo específico de abogados dentro de ASLA que toman la determinación (y por qué se les confió esa responsabilidad), o si la organización como un todo evalúa a cada candidato potencial. En cualquier caso, la falta total de transparencia o las credenciales aparentes de las calificaciones del selector ciertamente marcan a esta organización como sospechosa.

Un Intercambio de Dinero

Ahora sería realmente ridículo que una organización como ASLA anunciara públicamente que se requería un pago para obtener una membresía, y la placa de nogal, por supuesto, ya que expondría a la organización con demasiada claridad. Sin embargo, aunque no hay una indicación directa de una tarifa de admisión en el sitio web, existen ciertos indicadores. El primero y más importante es el inicio de sesión de membresía; o más específicamente, el botón “Confirmar membresía” que se encuentra en cada página con el inicio de sesión de membresía. Aunque esto no anuncia directamente una cuota de membresía, sí representa un cierto afán por inscribir a los miembros que sugiere un incentivo financiero por parte de la organización. Aún más revelador es una búsqueda superficial de los abogados miembros: a partir de la redacción de este artículo, solo aparece un solo abogado en los “100 principales” abogados defensores criminales del estado de Utah. Esto sugiere que casi todos los abogados de Utah no están dispuestos a ser miembros de la organización, algo que parece poco probable, si la membresía es gratuita.

Por supuesto, no es coincidencia que ASLA haya sido seleccionada como un excelente ejemplo de una organización de promoción que simplemente requiere el pago de una tarifa anual para la membresía, como sugiere la carta de contratación contigua.

Fiabilidad de las Calificaciones

A lo largo de la última década, muchos (si no la mayoría) sitios web de marketing han comenzado a asignar calificaciones a sus productos, socios y profesionales participantes. Estas calificaciones se basan en una variedad de factores, desde reseñas de clientes hasta premios y reconocimientos, y para los abogados actuales, las calificaciones en muchos sitios web son bastante similares. Sin embargo, cada sitio web opera su propio sistema de calificación con sus propios matices y requisitos, por lo que tiene sentido que los clientes que buscan abogados aprendan exactamente cómo los abogados reciben sus calificaciones en los distintos sitios web y, lo que es más importante, cuán significativas deben considerarse las calificaciones. al contratar un abogado.

Un ejemplo popular es el sitio web, Avvo. Este enorme centro de profesionales del derecho (afirman tener un 97% de todos los abogados en los Estados Unidos representados de alguna manera en su sitio web), Avvo también da al menos un indicio de cómo funciona su sistema de calificación. En su mayor parte, parece ser lo que uno esperaría: asignan una calificación a cada abogado buscando fuentes públicas para información sobre elogios y acciones disciplinarias, evaluando sitios web de abogados y examinando la información provista por los propios abogados en sus perfiles de Avvo. Menos esperado es la inclusión de lo que Avvo llama “endosos entre pares” cuando se calculan las calificaciones; es decir, ajustar una calificación para un abogado en función de si sus pares publicaron o no comentarios públicos en sus perfiles de Avvo. Este factor parece particularmente inusual, ya que los colegas revisores deben reclamar las cuentas de Avvo antes de que puedan revisar a sus pares, sin duda una táctica publicitaria muy exitosa para el sitio web.

Desafortunadamente para los clientes que intentan encontrar un abogado a través de Avvo, mientras que enumera los factores que considera al asignar una calificación a un abogado, se niega a proporcionar información sobre el valor de cada factor cuando se calcula la calificación. Un abogado puede tener una calificación de 10 (el máximo en Avvo) simplemente porque tienen una docena de endosos positivos; por el contrario, pueden tener una calificación de 1 porque todavía tienen que reclamar su perfil. Los clientes potenciales no tienen manera de saber, gracias al secreto de Avvo al respecto, lo que hace que las calificaciones sean inútiles al buscar un abogado calificado o calificado. De manera divertida, Avvo realmente reconoce esto: para citar su explicación de su propio sistema de calificación, “tenga en cuenta que estas calificaciones hablan con los antecedentes de un abogado, pero no evalúan su conocimiento de la ley, el desempeño anterior en casos individuales, personalidad o comunicación habilidades.”

Encontrar un abogado hoy es una tarea fácil; encontrar el abogado adecuado, por otro lado, puede ser profundamente difícil. Una gran cantidad de información está disponible para posibles clientes, y con ella, una gran cantidad de información errónea. Siempre tenga cuidado al evaluar a un abogado de una recomendación aparentemente prestigiosa o de alta calificación, sin importar dónde aparezca: sin darse cuenta puede encontrar que ha retenido a un abogado que, como dice el refrán, es ladrador y no muerde.

Foto cortesía de: Stuart Miles@freedigitalphotos.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *